El regalo del Demiurgo

Dios creó aguas limpias, sanas, cristalinas, perfectas, pero la ignorancia humana las ha contaminado. Dios creó un aire limpio, capaz de purificar los cuerpos y de segundo a segundo dar vida a la especie humana, pero la ignorancia, congraciada con la ambición desmedida, lo ha contaminado terriblemente. Dios creó la tierra con los nutrientes y la pureza necesaria para que nacieran frutos y plantas saludables de todo tipo que alimentaran y curaran a la humanidad, pero la ignorancia la ha agredido añadiéndole químicos tóxicos que la han degenerado lamentablemente. Dios creó el fuego para que la humanidad pudiera transformar positivamente la naturaleza y adaptarla a sus necesidades, pero la ignorancia ha usado este sublime elemento para que los humanos se ataquen unos a otros y a otras especies con las cuales comparte este planeta. Entonces, como puedes observar, Dios ha creado para ti un campo de juego hermoso, perfecto, sano, sublime, pero la ignorancia lo convierte, en muchos casos, en un lugar inhóspito para vivir. Aceptemos este regalo bendito del Demiurgo, viviendo en paz y armonía con toda la Creación.

hola