Aquello que no cambia

Un hombre sufrió un infarto y tuvo una experiencia impactante, ya que comenzó a observar toda su existencia desde que era un niño hasta la edad de 55 años. Pudo verse siendo un niño y cómo en unos cuantos años ya la niñez se le escapaba, observó sus juguetes inservibles y echados en la basura. Luego se contempló como un adolescente, lleno de energía y vida, con amigos que iban y venían, aunque rápidamente se convirtió en un adulto, con la responsabilidad de trabajar para ganar el sustento diario. Pareja, hijos, todo pasaba velozmente ante su mirada atónita. Entonces se preguntó: ¿Pero es que no hay nada que permanezca por siempre? ¿Qué es aquello que no cambia y que tiene un valor real? Una vocecita, desde el fondo de su corazón, le respondió: “Aquello que no cambia es la Verdad y ella es tu propio Ser, tu Alma, lo que siempre has sido y que has olvidado”. Desesperado al ver cómo se le escapaba su vida preguntó: ¿Qué debo hacer para tener Eso que no cambia, la Verdad? Y otra vez la vocecita le aconsejó: “Fija tu mente en el corazón, allí encontrarás lo que es real, aquello que no cambia, la Verdad”.

hola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.