Vocación

Tengo un amigo cuyo padre era un prestigioso abogado en la ciudad en donde vivía. El había soñado siempre con que su hijo también estudiara derecho y heredara su bufete jurídico, con lo cual estaría asegurado su legado y también el futuro económico del muchacho. Sin embargo, mi amigo desde su infancia siempre había soñado con ser médico, le apasionaba la idea de trabajar en hospitales y servir a la gente, tenía una idea idílica con la medicina. Cuando concluyó sus estudios secundarios y se aprestaba a entrar a la universidad, su padre le rogó para que estudiara derecho, le dijo que ése era el sueño de su vida y que su futuro económico estaría asegurado. Mi amigo amaba a su padre y lo que menos quería era defraudarle, por lo que se inscribió en la carrera de leyes siendo un excelente estudiante y graduándose con honores. Al concluir la carrera, fue con el título donde su padre y le dijo: “Querías que estudiara leyes, aquí está el título, te he complacido, ahora voy a seguir mi vocación y convertirme en un gran médico, ése es también el sueño de mi vida”. Entonces, regresó a la universidad y hoy día es un gran profesional de la medicina, la ejerce con un sentido ético y humano. La vocación va más allá de las cualidades de una persona que le inclinan a realizar mejor una actividad que otras, incluye un sentimiento, que realizado produce una gran satisfacción interior, el sentimiento de la auto realización.

hola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.